El lanzamiento de Google Apps en 2006 inició la revolución de la computación en la nube para las pequeñas organizaciones y las personas del común. A diferencia de otros paquetes de aplicaciones de oficina, Google Apps, ahora G Suite, fue construido desde cero pensando en un nuevo modelo de trabajo; el trabajo colaborativo remoto.


Publicado: 2013.04.03
Actualizado 2017.01.17
Autor: MELO FLORIÁN, Alberto
albertomelo.addvissor.com 


A principios de la década de los noventas, en medio del auge comprobado y aceptado de la computación personal, una de la empresas reconocidas de la época, que se especializaba en la manufactura de terminales no inteligentes de redes de computación o Intranets corporativas locales, vaticinaban que el futuro de la computación era una gran cantidad de terminales tontas que accedían a datos centralizados en servidores de alta capacidad. Es esa época empezaba a tomar fuerza el micro computador local de alta poder de computo para el que aparecían todos los días aplicaciones diversas de negocios que se instalaban localmente. No existían a nivel usuario empresarial, redes locales robustas, por lo tanto lo más fácil y rápido era comprar las aplicaciones o programas e instalarlas en cada computador autónomo. Recién empezaba a perder fuerza en esa época el modelo de servidor local de computación, ya que eran muy costosos. Los micro computadores de escritorio eran sencillos de instalar y no requerían una mano de obra tan especializada como los grandes y costosos servidores. Esa empresa se llamaba WYSE, ahora propiedad de DELL.

En esa época, la Internet ya estaba en desarrollo pero era poco conocida. De igual manera no ofrecía ni un 1 % de la usabilidad con la que cuenta hoy.

Los vaticinios de esta empresa que fueron desestimados en su época ahora se están haciendo realidad. El mundo alrededor nuestro va a estar saturado de terminales no inteligentes que dependen para su funcionamiento de una sistema de servidores centrales, a los que continuamente envían información. Dichas terminales no van a ser solamente portátiles, tabletas y teléfonos inteligentes, van a ser neveras, televisores, relojes, cámaras del trafico, drones, lámparas, vehículos, etc.

A principio del siglo XXI, los gestores de nuevos productos dentro de Google, visionarios de esta situación futura que estamos viviendo ahora una década después, decidieron crear la herramienta de aplicaciones ofimáticas diseñada para el mundo futuro. Microsoft Office solucionaba satisfactoriamente las necesidades administrativas y de productividad de una oficina promedio, pero al mismo tiempo presentaba un enorme potencial de mejoramiento en los frentes de movilidad, centralización, accesibilidad, mantenimiento, costo de manos de obra especializada y actualización de aplicaciones. Con esto en mente y con lo que prometía ser algo más grande que lo cualquiera hubiese imaginado, -la Internet-, crearon la plataforma de Teletrabajo y Computación en la Nube, Google Apps en el año 2006, el cual fue presentado al público en forma cautelosa, gradual y gratuita, con el fin de depurarlo mediante ensayo error.

Con todo esto en mente, y a diferencia de Microsoft Office y otas suites de aplicaciones de negocios, Google Apps, pionero en computación en la nube fue diseñado desde cero con este modelo en mente. con el modelo de la colaboración remota, en línea y en tiempo real. 

Hay dos ejemplos de la vida diario que ilustran perfectamente este principio. Cuando creamos un archivo de texto que guardamos en nuestro disco duro al interior de nuestro computador en nuestro puesto de trabajo dentro de nuestra oficina, tenemos que estar sentados en ese lugar para trabajar en él o para consultarlo. Cuando creamos un documento nuevo en Google Docs, este es accesible desde cualquier dispositivo conectado a nuestra cuenta dentro de nuestra Intranet/Extranet. Igualmente este documento puede ser compartido con otras personas para que lo consulten y lo modifiquen, en cualquier lugar del mundo y simultáneamente. 

Segundo ejemplo. Google Apps, ahora G-Suite, es perfectamente compatible con el sistema operativo Android. Cuando a principios de siglo XXI perdíamos nuestro teléfono celular de botones, el más común en esa época, también perdíamos nuestra extensa lista de contactos. Esto es obvio considerando que en esos días no existían la navegación de datos, ni las aplicaciones para teléfonos inteligentes. Hoy en día, nuestros contactos están guardado en nuestra cuenta gratuita de correo electrónico Gmail, no en ninguno de los dispositivos que la acceden. Cuando se  pierde o se daña el aparato, solo es necesario conseguir otro e ingresar nuestros datos de acceso a la cuenta y encontramos toda nuestra información intacta.

En este momento nos encontramos en plena transición, en plena revolución de la nube a nivel mundial. No son únicamente las organizaciones grandes, medianas o pequeñas las que están asumiendo el riesgo de desechar muchos de sus activos y conocimientos pasados con el fin de lograr una mayor productividad, también los individuos lo están haciendo a modo propio. Por primera vez en la historia, un peatón normal puede tener tecnología gratuita más avanzada a su servicio en sistemas de computación, que una organización mediana. Las nuevas generaciones, las que hasta ahora están llegando al mundo laboral, nunca tuvieron que aprender el modelo pasado. Llegan con un esquema productivo más eficiente que el anterior.



Conclusiones:

Voy a redactar estas conclusiones en términos prácticos, en los términos que necesita escuchar una organización que esté en proceso de constituirse justamente en este momento. Contrate todos los servicios de aplicaciones de negocios que necesite partiendo de opciones gratuitas en Internet o pagadas en forma mensual a muy bajo costo. Va a encontrar muchas opciones para cada categoría, aplicaciones ofimáticas con G Suite o con Zoho, Redes sociales con G+ o con Facebook, Bases de datos con FieldBook o con Ovibase, Páginas de internet con Google Sites entre decenas de muchas otras. 

Establecer un esquema de trabajo funcional le tomará muy poco tiempo. La inversión en equipos será mínima y la inversión en software de aplicaciones ofimáticas será ninguna. Es muy probable que inicialmente no sienta la necesidad de comprar una impresora, ya que la va a necesitar con muy poca frecuencia.

Con una configuración inicial de este estilo, su empresa recién creada tendrá el aspecto de un showroom de muebles de oficina, donde los escritorios permanecen limpios y vacíos, por que la mayoría del trabajo se lleva a cabo en la nube, en una completísima plataforma de trabajo diseñada desde le principio para el trabajo eficiente, remoto y colaborativo, que es G Suite + MULTi.